EL VIÑEDO


IDÓNEO PARA LOS VINOS SEDOSOS

“Estamos enamorados de la tierra, de nuestros suelos. Un suelo y clima ideal para hacer vinos de gran calidad en viñas orientadas al sol en la Sarda”.

SUELOS DE YESO

Los suelos son muy pobres, aptos para pequeños rendimientos. De componente arcillo calcáreo ricos en yeso, son un seguro para que nuestros vinos tengan una acidez muy baja y sean tan sabrosos. Abundan las piedras como los cantos rodados y la caliza que mantienen la humedad de las lluvia para tiempos de sequía. Al no compactarse, estos suelos permiten que las raíces profundicen aportando un golpe de mineralidad.

EL SOL DE LA SARDA

Nuestro clima es de tipo continental-mediterráneo, adecuado para hacer vinos más cálidos y maduros que los del norte de Navarra. Vinos suaves y equilibrados, amables y ricos gracias al frescor de la noche que ayuda a retener la acidez y contrarrestar la calidez del sol del día. Las temperaturas son frías en invierno y calurosas en verano, pero la diferencia es un acusado contraste entre el día y la noche, de esta manera la uva madura lentamente para aportar todo el aroma, color y azúcar que necesita un buen vino.