ELABORACIÓN


EL SECRETO DE NUESTROS VINOS EQUILIBRADOS

“No hay nada como el depósito de hormigón y nuestro toque en crianza para conseguir vinos tan armoniosos”.

EL MISTERIO DEL HORMIGÓN.

Los mostos los fermentamos y maceramos en nuestros mimados históricos depósitos de hormigón. Con ellos los vinos reciben una microoxigenación natural y una temperatura constante, una manera clásica de elaborar que no tiene parangón ni entre los depósitos de acero y en las tinas grandes de roble para fermentar. De esta manera extraemos nuestros vinos jóvenes más afrutados, así como el premiado rosado de lágrima, un clásico en Navarra.

Defendemos que hay que seguir respetando las innovaciones que ya inventaron nuestros antepasados que en esta ocasión no ha sido superadas por la enología moderna. El depósito de acero también es un recurso de progreso.

LA CRIANZA ALCONDE

Las barricas tienen nuestro sello Alconde, las 2.300. Mezclamos maderas de roble de origen francés y americano porque nos gusta que los vinos conserven la frutosidad y el sabor auténtico de las variedades. Nuestro vino Sardasol Roble, Crianza y Reserva ocupan un hueco privilegiado entre los fieles de vinos españoles redondos, poco amaderados y delicados. Siempre sabrosos para degustarlos destacan los premios esos taninos dulces que conseguimos con una adecuada crianza en botella sin prisa.

VISITANOS

Abrimos las puertas de Bodegas Alconde para enseñar a grupos las peculiaridades de los sabores Sardasol, nuestro pueblo Lerín, nuestro territorio cruzado por aves, esas villas romanas.